RONCESVALLES – ORREAGA – Historia, arte y excursiones

Nos situamos a casi mil metros de altura, en las inmediaciones de uno de los rincones más sugestivos de todo el Pirineo. En la cabecera del valle de Orreaga y abrigada por los bosques de los fríos vientos del norte que atraviesan la cordillera, nos recibe la colegiata de Roncesvalles. El paso del hombre y el devenir de la historia han ido cincelando su huella indeleble sobre los muros de este magnífico conjunto histórico-monumental que comenzó a cuajarse en la primera mitad del siglo XII, y que, a pesar de las vicisitudes por las que ha pasado a lo largo de los tiempos, ha conseguido perdurar hasta nuestros días.

Pero la biografía de estas tierras de paso empezó a escribirse miles de años atrás, cuando los primeros pastores del Pirineo comenzaron a subir sus ganados para que medraran durante el verano aprovechando los nutritivos pastos de altura. Así arrancaba una historia de humanos y de montañas, de civilizaciones que encontraron en estas imponentes lomadas el lugar idóneo para vencer a la infranqueable cordillera. (Irakurri +)

53 DA! – Abenduak 6, agenda

 

ELKAR TALDEKO AURKEZPEN ETA SINAKETAK, ABENDUAK 6

 

Everest. Herri oso bat gailurrean.

César Llaguno.

11:30 – Sinaketa Sua edizioaken standean 

 

 

 

 

 

Miguel Madariaga – Ametsak errealitate bihurtuz

Yon Suinaga

12:00 – Sinaketa elkar banaketako standean 

 

 

 

 

Melocotones de viña 

Lola Lopez de Lacalle

12:00 – Sinaketa Txertoa-ko standean 

 

 

 

(Irakurri +)

Solidaridad se escribe con “S” de SOS HIMALAYA

Sua edizioak me dijo hace más de un año la idea de hacer un libro sobre el Himalaya para conmemorar la muerte del alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza, que se quedó para siempre en las heladas laderas de la cara sur del Annapurna, expirando el 23 de mayo de 2008 por un edema que no pudo superar. En aquella ocasión se montó un dispositivo de rescate sin precedentes al que se sumaron alpinistas de muchas partes del mundo que hicieron lo imposible por llevar medicinas y oxígeno a donde se encontraba Iñaki. La ayuda finalmente no llegó. Los esfuerzos ímprobos de los amigos alpinistas que querían salvar la vida de Iñaki no dieron el resultado que todos hubiéramos querido. (Irakurri +)

En recuerdo al fotógrafo y escritor Pedro Zarrabeitia

Con motivo de la feria del libro que este fin de semana se va a celebrar en Getxo, la librería elkar va a habilitar un pequeño espacio literario en recuerdo al conocido escritor y fotógrafo getxotarra Pedro Zarrabeitia, quien falleció a principios de abril de forma inesperada.

Conocido por su larga, fecunda e importante trayectoria en el mundo de la fotografía artística –tenía en su haber importantes premios y fue el primer fotógrafo que expuso en el Museo de Bellas Artes de Bilbao– era autor de varios libros de fotografía, el último Los puentes de la ría de Bilbao, publicado junto con Argiñe Areitio en 2016, bajo el sello de la editorial Sua.

Pedro compartía su pasión por la fotografía con la escritura, donde también su legado literario ha sido importante. Autor de las novelas El Ciego de Olabe y Los Matagatos, su última obra se tituló Lobos de nuestro escudo, y fue publicada en otoño de 2017 por la editorial Txertoa.

En su importante contribución al arte y a la cultura vasca hay que añadir su interés por las estelas discoidales vascas, interés que nació de su afición a la etnografía.  En 2011 publicó  el libro Estelas Discoidales de Euskal Herria, extenso trabajo divulgativo sobre dichos monumentos funerarios vascos, publicado en 2011 por la editorial Pamiela.

Los grandes puertos de los Pirineos

 

Que tendrá la cordillera pirenaica y su escarpada orografía; sus afilados picos apuntando al infinito, y sus corredores, barrancos y circos glaciares; su fauna en estado de ebullición permanente y su densa fronda salpicada de tupidas praderas; sus espacios lacustres colmados de color, susurros y vida; o su aire, excepcionalmente fresco, suave e impoluto. Que será eso que se inocula en tus venas y que te empuja a regresar y regresar, una y otra vez, a este lugar… mágico. El vértigo que produce el vacío se mezcla con la sensación de libertad que ofrecen al ser humano los grandes espacios abiertos. Todo ello nos aguarda en los Pirineos.

También el sudor derramado de cientos de hombres valientes, célebres y anónimos, intrépidos esforzados de la ruta todos ellos, que bendicen con su sacrificio esas eternas líneas grises de asfalto. Es la profanación del paisaje, para unos pocos; el escenario en el que se dilucidan las batallas más épicas, para muchos otros. (Irakurri +)

Adelanto del libro “Grandes puertos de los Pirineos” de Antonio Toral

Grandes Puertos de los PirineosSi hay un puerto en el mundo representativo de la esencia del Tour y que escenifica, como ningún otro, los valores que durante más de un siglo han hecho grande esta carrera, ese es, sin ningún género de dudas, el Col de Tourmalet. Puerto emblemático cuya traducción al castellano sería camino de mal retorno y cuyo nombre en francés ya contiene la primera palabra –Tour– de la denominación con que nos referimos oficialmente a la competición ciclista por antonomasia.

Podríamos emplear multitud de calificativos para describir lo que ha supuesto este paso de montaña en la historia del ciclismo, pero seguramente los superlativos se quedarían cortos. Podríamos comparar su longitud, dureza, altitud o belleza con otras grandes escaladas que han nacido después en Tour, Giro, Vuelta y otras carreras de un día o por etapas, pero pecaríamos de injustos. Porque el Tourmalet es el Tourmalet, y su mística es simplemente incomparable. Esta fue la primera gran escalada, ya no solo del Tour de Francia, sino también de la historia del ciclismo en su conjunto. En él se han vivido cientos de enfrentamientos épicos y gestas heroicas, más que en ningún otro puerto del planeta. Cada metro de esta escalada está repleto de leyenda, voluntad, sacrificio, gloria y agonía de los hombres que, de forma casi ininterrumpida, lo han escalado en competición a lo largo de más de un siglo. (Irakurri +)