Primer capítulo de la novela “Y Julia retó a los Dioses” de Santiago Posteguillo

PRIMERA ASAMBLEA DE LOS DIOSES
SOBRE EL CASO DE LA AUGUSTA JULIA DOMNA

—Julia es el origen de todos los males. Julia significará el fin de Roma.

Vesta hablaba con vehemencia. Era la líder que había promovido aquel cónclave en el Olimpo.

Júpiter escuchaba con cierto aire de fastidio. Temía una nueva división entre los dioses, como ya ocurriera durante la guerra de Troya o la mortífera persecución de Ulises por Neptuno.

Y aquellos enfrentamientos resultaron tan agotadores…

Júpiter había dejado en el suelo el orbe que solía sostener en la mano derecha y se entretenía en acariciar el cuello de la gran águila que estaba a sus pies. Mantenía el cetro en la mano izquierda para no perder su presencia majestuosa y de poder absoluto ante el resto de las deidades congregadas aquella mañana.

Intentaba encontrar un justo punto medio entre indiferencia y porte magno durante la larga soflama de Vesta contra la emperatriz madre del Imperio romano. (Irakurri +)

El primer fragmento del libro “La casa del padre” de Karmele Jaio

Allá arriba, en la cima Disparos en el monte. Vuelves a escucharlos desde allá arriba, en la cima. Pero sabes que no provienen de los montes aledaños, sino de tu interior. Tu cuerpo es un arbusto. Cuántos cartuchos de escopeta quedan atrapados dentro de los arbustos, como un pequeño corazón que, a pesar de oxidarse con el tiempo, sigue latiendo, latiendo, latiendo…

Disparos en el monte. Has vuelto a escucharlos desde allí arriba, en la cima. Y ves los cartuchos como si los tuvieses en las manos. Marca Trust, fabricados en Eibar. La mirada de tu padre comprobando si has aprendido a introducirlos bien en la escopeta. Rojos, verdes, con la base de color oro, cargados de perdigones.

Cuando impactan en la carne, los perdigones se expanden velozmente, como espermatozoides malignos.

Los malditos cartuchos se meten en los arbustos y no hay manera de sacarlos. Tampoco nadie se empeña en hacerlo. A fin de cuentas, solo son cartuchos usados. Nadie piensa en que siguen latiendo, y disparando, pum, pum, allá dentro, aunque estén oxidados, aunque sean viejos.
(Irakurri +)

“El país escondido” Martin Abrisketa

El Bilbao de los años 80 es mi Bilbao”

Tras el éxito de La lengua de los secretos,  Martín Abrisketa (Bilbao,1967)  regresa a las librerías con El país escondido, una novela publicada por Planeta. La protagonista de esta nueva historia es Maggie, que pertrechada de una fantasía desbordante, tratará de localizar a su madre antes de que los servicios sociales la separen de su abuelo, con quien vive desde que su la madre la abandonara. Esa búsqueda llevará a Maggie, “inmersa en una burbuja de colores que la protege del exterior”, al Bilbao de plomo de los años 80.

¿Cómo se enfrenta el proceso de escribir una nueva novela tras un éxito como el que obtuvo con La lengua de los secretos?

Pues con un punto de inconsciencia, supongo. Porque si piensas en la cantidad de personas que van a leer lo que escribes, o que pueden leerte al menos, para mí hubiera sido imposible apretar una sola tecla de nuevo. Básicamente, comencé a escribir esta novela porque necesitaba contar una historia. Algo había ido tomando forma en mi cabeza y un día me di cuenta de que no podía seguir huyendo: tenía que volver a escribir. Fue una certeza traumática, porque suponía pasar por el trance otra vez. Escribir para mí es una aventura maravillosa, sí, pero muy dura.

 

El país escondido transcurre en el Bilbao de los años 80. ¿Por qué esa época? ¿Se ha nutrido de sus propios recuerdos?

Sí, claro, me he nutrido de mis recuerdos para recrear el escenario. El Bilbao de los 80 es mi Bilbao, el Bilbao en el que crecí. Un lugar donde podía ocurrir cualquier cosa: lo mejor, lo peor y hasta lo imposible. Desde que el Athletic ganara dos ligas consecutivas, hasta que cayera el diluvio universal en plena Aste Nagusia; unas inundaciones catastróficas que abocaron a la ciudad a reinventarse. Elegí este escenario porque a menudo sueño con él. Me encanta. Fuera como fuera (gris, sucio, violento, lleno de barricadas, yonquis y sin perspectiva alguna de futuro debido a la reconversión industrial), me encanta aquel Bilbao, y más conforme pasan los años y lo miro con distancia.

(Irakurri +)

María Dueñas: “Esta novela es un homenaje a todos aquellos valientes que vivieron el trance de tener que abandonar su tierra y emigrar”

Maria DueñasLa escritora María Dueñas ha centrado su nueva novela en la colonia española del Nueva York de los años 30. Las hijas del Capitán bucea en el fenómeno de la emigración, el desarraigo y la lucha por salir adelante en la capital del mundo.

En Las hijas del Capitán viajamos hasta el Nueva York de los años treinta, ¿qué te llevó a elegir esta época y esta ciudad para tu nuevo libro?

El arranque fue descubrir que allí existió una interesante colonia de inmigrantes españoles en las primeras décadas del XX. Sin llegar a ser tan numerosos como otras nacionalidades –italianos, alemanes, rusos o irlandeses, por ejemplo—, con su esfuerzo y su tesón también contribuyeron a hacer crecer la ciudad y el país. Se agruparon en barrios concretos, abrieron abundantes negocios, establecieron asociaciones… Vivieron a caballo entre dos mundos, esforzándose por asimilarse al nuevo sin dejar jamás de sentir una nostalgia terrible por lo que dejaron atrás. (Irakurri +)

Carlos Ruiz Zafón: “Parte del juego que hay con el lector es el hacer un canto, casi una carta de amor, a la literatura y a la tradición narrativa”

El laberinto de los espíritus

Carlos Ruiz Zafón

Fotografía: David Ramos

El escritor barcelonés Carlos Ruiz Zafón nos presenta el último libro de la saga de El cementerio de los libros olvidados que se inició en 2001 con La sombra del viento y continuó en 2008 con El juego del ángel y en 2011 con El prisionero del cielo . Los relatos que forman este cuarteto están unidos entre sí, aunque cada uno de ellos ofrece una historia independiente.

Está considerado como el autor de todo un fenómeno literario que a día de hoy ha llegado a más de 50 países y 30 millones de lectores. ¿Cuál cree que es la clave para conectar con tantos lectores?

Escuchando lo que dicen lectores por todo el mundo desde hace ya muchos años, creo que la “clave” esta en el estilo de la narración, el lenguaje y el modo en que las historias están puestas en escena. Siempre he pensando que en la narrativa lo más importante no es tanto lo que se cuenta sino el cómo se cuenta. Los lectores responden a la experiencia de la lectura en función del lenguaje, el estilo, la creación de atmósferas y personajes, las imágenes y texturas que el texto proyecta en su imaginación, la densidad y la complejidad del universo literario que propone el texto… Son en realidad muchos elementos los que determinan el porqué vivimos un texto literario de un modo u otro como lectores. Por ese motivo, creo, lectores de lugares, afinidades y culturas muy diversas responden del mismo modo a las novelas. (Irakurri +)

Un asesino en serie en las fiestas de La Blanca – “El silencio de la ciudad blanca” de Eva García Sáenz de Urturi

Eva García Sáenz de UrturiEl-silencio-de-la-ciudad-blancaLa plaza de la Vírgen Blanca en la portada da idea del protagonismo que Gasteiz tiene en la nueva novela de la autora de La saga de los longevos y Los hijos de Adán, con la que la editorial Planeta espera repetir el fenómeno de ventas de los anteriores títulos.

En El silencio de la ciudad blanca, Eva García Sáenz de Urturi, gasteiztarra afincada en Alicante, cambia de registro para escribir una novela del más estricto género policíaco, en la que un enigmático asesino en serie reta a los investigadores, en la línea de El silencio de los corderos.

Los pintxos del Saburdi y el Sagartoki, el Día del Blusa, la romería de San Prudencio, las Fiestas de la Blanca…, la novela es un homenaje a todos los ritos que, en palabras de la autora, “hacen única a Vitoria-Gasteiz. Nací y crecí en esta ciudad y en mi pueblo, Villaverde, en la Montaña Alavesa, tengo mi familia, mis casas y mi cuadrilla. Como escritora, tenía claro que Vitoria y Álava merecían una novela que fuese un éxito a nivel estatal”. (Irakurri +)