Paolo Cognetti: “Las cimas las podemos dejar ahí arriba y caminar juntos a los pies de las montañas”

Sin llegar nunca a la cumbre (Literatura Random House, 2019) es el relato de un viaje cuyo destino son los paisajes rurales, los caminos, los sentimientos nómadas y las emociones humanas. Se trata de un libro que Paolo Cognetti (Milán, 1978) ha escrito desde su verdad, para narrar certezas universales que poco tienen que ver con la conquista y el poder, y mucho con la vulnerabilidad del ser humano y su capacidad para ser feliz gracias a los actos más simples y las cosas más sencillas.

Abre el libro con una maravillosa cita de Tiziano Terzani, y, al final, lo dedica a su memoria, mencionando que es él quien les ha guiado al Himalaya. ¿Cómo le ha acompañado, influenciado, Terzani en este viaje a las cumbres del Nepal?                                                                                                                                                                                                                    

Terzani ha sido uno de los principales conocedores de Asia que hemos tenido en Italia. Estaba enamorado de ese continente y vivió allí durante 30 años como periodista: estuvo viviendo en Hong Kong, Singapur, China, Japón, India y visitó todos los demás países de Asia, contando el final de la guerra de Vietnam, desde Saigón, o la caída de la Unión Soviética desde las provincias musulmanas. Era un hombre profundamente político y China, su sueño de cuando era joven, se había convertido, en ese sentido, en una terrible decepción. Viviendo allí experimentó la traición de la utopía socialista. Japón, a su vez, le había impactado ya que, siendo un país tan antiguo y noble, había empezado a copiar el modelo occidental, olvidándose de sí mismo; esa también era una parte de Asia que le daba miedo, que no hubiera querido ver.    (Irakurri +)

CASTILLO SUAREZ: “Benetakotasuna bilatzen dut nire hitzen bidez”

                                                                                                                                                                                                              

Castillo Suarez (Altsasu, 1976), zazpi urteko isilaldiaren ondoren poesiara itzuli da Irautera izeneko liburuarekin, iruditeria begetala eta abandonuaren gaia elkartzen dituena, indar eta dotorezia bereziaz.

 

Poeta emankorra izan zara beti, garai batean bi urterik behin liburu berri bat atera ohi zuena. Oraingoan, berriz, zazpi urte igaro dira azken poemategia atera zenuenetik. Badu horrek zergatiren bat?

Uste dut idazle bati gerta dakiokeen gauzarik makurrena dela aurrekoa baino liburu txarragoa egitea. Alde horretatik, Urtebetze festa izan da orain arteko nire libururik biribilena, eta egiazki uste nuen ezin nuela hoberik idatzi. Ez dago bestelako arrazoirik. Sumatu dudanean liburu –on– bat nuela burutan, idazketa prozesu oso azkarra izan dut: bi hilabetetan idatzitako liburua da. (Irakurri +)