Serge: ‘Musikalki inoren lurretan banengo bezala sentitzen dut ene burua’

Eraso!  rock gogorreko musika taldean ibilbide luzea egina du Sergio Ruiz G-Txabarrik (Zarautz, 1975). Oraindik ere gogoz eusten diote jardunari, baina bakarko ibiliari ere ekin zion duela bi urte. Gari Berasaluzeren poemak ardatz hartuta osatu zuen Enara itzuli dira diskoa. Pandemia garaia baliatu du bigarren lana ontzeko, eta oraingoan berak idatzi ditu kantuak zein hitzak, barneko kezka-bulkadari irteera emanez. Zortzi kantuk osatzen dute Leihotik mundura.

Leihotik begira sortu dituzu kantuok. Zer ikusi duzu pandemia garaiotan?

Bai. Leihotik begira sortu ditut kantuok. Horrexegatik jarri diot izenburu hori. Leiho bat, gitarra, eta nire kezkak. Pandemia garaian egin nituen kantu guztiak. Pertsonalki ez nengoen nire momenturik onenean, gero pandemia heldu zen, eta bat-batean konturatu nintzen gauza asko nituela esateko. Terapia modura erabili dut kantuen sorrera, burua beste leku batera eramateko aukera eman dit. (Irakurri +)

John Banville: “Soy un novelista, y los novelistas no tienen política, ni conciencia social, ni moral”

John Banville pronuncia certezas. Habla con sinceridad y sin miedo. Desde el aplomo de un escritor curtido y respetable, avalado por una larga trayectoria y varios premios. Le ronda el Nobel de Literatura desde hace años, y él sigue escribiendo. Sin parar, concienzudamente. Estas líneas llegan a raíz de Quirke en San Sebastián (Penguin Random House, 2021),  la última entrega de Benjamin Black, el otro yo del novelista. 

Le estoy escribiendo desde Donostia, mi ciudad. Le tengo que confesar que, a pesar de iniciar la lectura con cierta precaución, la he visto y sentido muy bien descrita. A nivel sociopolítico quizá una Donostia demasiado calmada, demasiado bonita, para la represión que vivía en los años 70.

No puedo evitar la primera pregunta: ¿Cómo y por qué decidió llevar a Quirke a Donostia?

Es muy sencillo. Pasé unos días allí hace unos años y me enamoré del lugar. Al estar un poco hastiado de la gris y monótona Irlanda de los años 50, se me ocurrió enviar a Quirke al Sur para que pasara unas pequeñas vacaciones al sol. Evidentemente, el pobre hombre no sabía lo que le esperaba en esa maravillosa costa. (Irakurri +)