Entrevista a Jussi Adler-Olsen sobre la novela “Efecto marcus”

Efecto marcusJussi Adler OlsenLa editorial Maeva ha publicado la novela de misterio Efecto marcus de Jussi Adler Olsen, la nueva entrega de los casos del Departamento Q. Es una novela como una montaña rusa de emociones y suspense por los bajos fondos de Copenhague que te recordará a Oliver Twist.

Para empezar, ¿Qué tienen los países nórdicos que salen tantos escritores/as de Thriller y misterio?

La historia trágica pero fascinante que rodea la obra de Stieg Larsson y su muerte prematura ha desempeñado un papel nada desdeñable en la popularización de lo que siempre ha sido una fecunda tradición de novela negra escandinava. Hace muchos años que se publica, pero ahora se ha vuelto famosa y popular a nivel internacional. En la novela de misterio escandinava, no es solo el crimen lo que se investiga, sino también la sociedad sofisticada y muy desarrollada en la que este tiene lugar. Estas novelas suelen centrarse en elementos esenciales como la sociología y la psicología, y en las contradicciones que se dan entre, por ejemplo, un fuerte sentimiento nacionalista y el cosmopolitismo. Teniendo en cuenta, además, que se trata de un lugar del mundo en el que el clima hace que se requiera de mucho ingenio para vivir a gusto. Escandinavia es una zona a su manera muy exótica, con una naturaleza muy variopinta y espectacular y, en el caso de los daneses, con un sentido del humor muy agudo. ¿Y quién podría resistirse a eso?

Debido al trabajo de su padre, paso parte de su infancia en hospitales psiquiátricos, ¿en qué manera eso ha influido en sus personajes o tramas?

Por supuesto que vivir entre discapacitados mentales y dementes tuvo una gran influencia sobre mi vida y mi forma de escribir. Mi infancia fue muy feliz y muy emocionante, y mis circunstancias me permitieron aprender que el ser humano es dual, que el bien y el mal pueden convivir simultáneamente dentro de una persona, y que la sociedad puede influir en cuál de las dos partes domina las acciones del individuo. Por lo tanto, personalmente opino que la psicología desempeña una parte crucial en una historia de misterio o en un thriller. Una novela en la que no hay una verdadera empatía, en la que no se comprenden las interacciones psicológicas entre los personajes, sale, en mi opinión, mal parada.

Departamento Q es una brigada muy especial con personajes muy peculiares ¿por que esos personajes, que le llevo a crearlos?

Un personaje como Carl Mørck brilla gracias a su vena rebelde, su larga experiencia y sus problemas muy cotidianos, y cuando una persona normal como él experimenta injusticias de distintos tipos, creo que todos podemos identificarnos con la ira que él expresa tan bien. Carl Mørck es un lobo solitario que no necesita andar por ahí dando órdenes, que no se molesta en investigar casos sin importancia, y que no se detiene aun cuando sus superiores le ordenan que lo haga. Es una expresión de la rebeldía que todos llevamos dentro.

Assad es como Sancho Panza, un personaje lleno de vida, a menudo el inductor de la historia. El dúo Carl/Assad puede interpretarse como una versión de Sherlock Holmes y el doctor Watson, pero ¿quién es quién? Assad no se parece en nada a Watson. La larga historia de su pasado, que se va revelando lentamente a lo largo de la serie es tan interesante, terrible e impredecible como la de Carl.

Y Rose… Digamos que Rose es la viva imagen del caos.

Defínanos cada uno de sus libros del departamento Q: La mujer que arañaba las paredes, Los chicos que cayeron en la trampa, El mensaje que llegó en una botella, Expediente 64, y este último, El efecto Marcus.

Déjame que dé un poco la vuelta a esa pregunta. Hay algunas cosas que todas mis novelas tienen en común: todas hablan del abuso de poder, y todas tratan sobre entornos cerrados en los que se da un abuso de poder. Y todas terminan por mostrar una forma de romper con ese círculo de abuso. Espero que eso inspire a mis lectores a romper con cualquier tipo de abuso que encuentren en sus vidas.

En El efecto Marcus trata tema como la inmigración y la corrupción en las ayudas a los países en vía de desarrollo, ¿por qué se ha decidido por estos dos temas?

Me esfuerzo por ser original, y me inspiro en temas actuales, o que quizá lo serán en el futuro. Escribo principalmente sobre gente común, a menudo mujeres con mucho carácter y fuerza que son víctimas de pequeñas catástrofes que, inevitablemente se ven magnificadas y acaban teniendo enormes consecuencias para ellas y para mucha más gente; ese es el planteamiento perfecto. No escribo para poner soluciones, sino para que la gente sea consciente de los crímenes que se cometen, y tal vez se vea movida a actuar para ponerles remedio.

Elegí Camerún como escenario porque un buen amigo vino un buen día y me dice: «Jussi, la semana pasada olvidaste algo, ¿sabes el qué? ¡Mi 50 cumpleaños!» Tenía que compensarle, así que le propuse que nos fuéramos juntos de viaje, y él eligió la selva de Dja en Camerún, cosa que me pareció estupenda, porque esta historia llevaba tiempo rondándome por la cabeza, y ahora me surgía la oportunidad de hacer algo de investigación sobre el terreno.

En lo que respecta a la inmigración, El efecto Marcus está inspirado en el concepto de «el efecto mariposa». La idea que el aleteo de una mariposa puede desencadenar algo inmenso al otro lado del mundo. Marcus es un individuo que se encuentra en el estrato más bajo de Dinamarca. En el escalafón más bajo están los somalíes, más abajo, los gitanos, pero Marcus está incluso más abajo.

En sus libros, hay mucho humor, ¿cree que es importante en una novela negra?

Las escenas de humor las empleo en aquellas situaciones que se harían insoportables sin algo que las suavice un poco, y el humor es el «arma» perfecta para conseguirlo.

Por curiosidad, ¿Lee otros autores de novela negra?

Tiendo a no leer ninguna novela negra actual para que no me condicionen de forma inconsciente. Sé que hay grandes autores como Jo Nesbo o Camilla Läckberg con gran éxito de público y crítica pero no leo nada actual

Entonces, ¿Qué escritores le inspiraron?

Me encantan las novelas de Victor Hugo, Alexandre Dumas, Charles Dickens y especialmente John Steinbeck, me parecen muy emocionantes. Y El Quijote, que juega en otra división.

 

Partekatu albiste hau: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email

Antzeko Albisteak

Iruzkin bat egin