Los grandes puertos de los Pirineos

 

Que tendrá la cordillera pirenaica y su escarpada orografía; sus afilados picos apuntando al infinito, y sus corredores, barrancos y circos glaciares; su fauna en estado de ebullición permanente y su densa fronda salpicada de tupidas praderas; sus espacios lacustres colmados de color, susurros y vida; o su aire, excepcionalmente fresco, suave e impoluto. Que será eso que se inocula en tus venas y que te empuja a regresar y regresar, una y otra vez, a este lugar… mágico. El vértigo que produce el vacío se mezcla con la sensación de libertad que ofrecen al ser humano los grandes espacios abiertos. Todo ello nos aguarda en los Pirineos.

También el sudor derramado de cientos de hombres valientes, célebres y anónimos, intrépidos esforzados de la ruta todos ellos, que bendicen con su sacrificio esas eternas líneas grises de asfalto. Es la profanación del paisaje, para unos pocos; el escenario en el que se dilucidan las batallas más épicas, para muchos otros. (Irakurri +)

Adelanto del libro “Grandes puertos de los Pirineos” de Antonio Toral

Grandes Puertos de los PirineosSi hay un puerto en el mundo representativo de la esencia del Tour y que escenifica, como ningún otro, los valores que durante más de un siglo han hecho grande esta carrera, ese es, sin ningún género de dudas, el Col de Tourmalet. Puerto emblemático cuya traducción al castellano sería camino de mal retorno y cuyo nombre en francés ya contiene la primera palabra –Tour– de la denominación con que nos referimos oficialmente a la competición ciclista por antonomasia.

Podríamos emplear multitud de calificativos para describir lo que ha supuesto este paso de montaña en la historia del ciclismo, pero seguramente los superlativos se quedarían cortos. Podríamos comparar su longitud, dureza, altitud o belleza con otras grandes escaladas que han nacido después en Tour, Giro, Vuelta y otras carreras de un día o por etapas, pero pecaríamos de injustos. Porque el Tourmalet es el Tourmalet, y su mística es simplemente incomparable. Esta fue la primera gran escalada, ya no solo del Tour de Francia, sino también de la historia del ciclismo en su conjunto. En él se han vivido cientos de enfrentamientos épicos y gestas heroicas, más que en ningún otro puerto del planeta. Cada metro de esta escalada está repleto de leyenda, voluntad, sacrificio, gloria y agonía de los hombres que, de forma casi ininterrumpida, lo han escalado en competición a lo largo de más de un siglo. (Irakurri +)

Dólmenes, crómlech y menhires. Excursiones para conocerlos

Os invitamos a un viaje apasionante, una odisea que nos estimulará a desvelar los capítulos más opacos de nuestro devenir mientras recorremos los más bellos y sugerentes rincones de nuestras montañas. Juntos exploraremos las páginas de una historia escrita sin palabras, sobre grandes bloques de roca erigidos en forma de monumentos megalíticos y envueltos en el misterio de los tiempos prehistóricos. Dólmenes, crómlech y menhires nos sorprenderán a lo largo de paseos, excursiones y ascensiones, hitos arcanos aferrados al terreno, apostados a la vera del camino, despuntando en mitad de los collados, perfilándose en lo alto de los cordales o escondidos bajo la espesura del boscaje. Acompáñanos y déjate atrapar por el seductor enigma de su origen y de su significado. (Irakurri +)

Maravillas naturales de Navarra. Dos navarras en una

Paisajes que se despeñan abruptamente al norte y dulcifican praderas y bosques al sur, montañas que se elevan al cielo imponiendo su relieve altivo, nieblas que sobrecogen en el crepúsculo, fantasmas de roca que cobran vida en la oscuridad, cielos incendiados de resplandores inabarcables, mucha tierra, agua que emociona, espejos de paisaje y vida que se esconde, espacio y escena infinitos.

Sí, así son estas Maravillas de Navarra, una tierra donde la diversidad es característica excepcional y sello de un territorio con personalidad propia. Navarra es maravillosa porque en ella están las cimas inalcanzables pero también los bosques mágicos y ambos territorios atrapan y conducen las lluvias en forma de arroyos prístinos que riegan una geografía de valles tranquilos. Entre alturas y llanuras no falta tampoco el roquedo arisco y sorprendente, no falta el desierto humanizado, ni siquiera el reflejo acuático de los paisajes. Todos ellos son memoria indisociable de un pueblo que ha sabido gestionar su suelo con cuidado y esmero para entregarnos esta joya de relieve alfombrado de bellezas. A ello ha contribuido sin duda también el clima; no uno sino dos, porque Navarra sufre y goza al mismo tiempo de condiciones atlánticas y mediterráneas. No en vano mira al norte y al sur, y eso trasciende a lo que crece y vive sobre el suelo, a la modelación misma del territorio y a cómo el paisaje se transforma en cada momento del calendario, también a los modos de vida que condicionan el paisanaje de cada comarca. (Irakurri +)

Caminando sobre el océano – Por los mejores escenarios de la costa de Euskal Herria

Caminando sobre el oceanoYa quisiéramos, ya, ser capaces de caminar sobre el océano. Pero todavía no, aún no es posible hacerlo literalmente, aunque sí, rizando el rizo sobre esa expresión literaria del titular, hacerlo sobre la tierra que baña el mar. Y eso de caminar por donde el mar suena es toda una experiencia de múltiples emociones sensoriales, porque sentir la tierra bajo los pies mientras se escucha el batir del oleaje y se respira el yodo marino solo puede hacerse de aquel modo: caminando sobre el océano.  

Casi sería lo mismo decir que hacemos montañismo en el mar o, jugando a buscar equivalencias, que llevamos la experiencia de las montañas sobre la costa. Esa era una parte de nuestro propósito cuando establecíamos el guión de este libro que nos mueve: experimentar la práctica del caminante pero sin montañas como referencia, convertida ésta en el mar, siempre el mar. Otro de nuestros propósitos ha sido intentar desentrañar y traer a la luz algunos misterios, acaso recontar algunas leyendas o desmontar otras teorías mal defendidas sobre los mundos que se relacionan con nuestro mar, ese viejo Golfo de Bizkaia para los marinos. ¿Por qué hay piedras redondas con agujero en nuestros acantilados? ¿Por qué las mareas esconden o de svelan rocas a capricho? ¿Por qué el sol no sale o se marcha siempre por el mismo horizonte del mar? (Irakurri +)

Hektor Ortega idazlea Azpimarra saioan “Guía de los pueblos amurallados ” liburuari buruz aritu da

guía de los pueblos amuralladosSua argitaeltxeak orain dela gutxi argitara eman zuen aurtengo udaberriko nobedadeak zein izango ziren, tartean zen “Guia de los pueblos amurallados” liburua. Hektor Ortega kazetari eta historialaria arduratu da liburu hori idazteaz. Etb1eko Azpimarra saioan izan da liburuaren nondik norakoak azaltzeko. Dokumentazio lan zaila izan dela aitortu du Ortegak baina gaur egungo Euskal Herriko hiribildu harresidunen egoera zein den ezagutzeko gida ederra da. Erdi aroko harresiak, erromatarrak, modernoak… mota askotako harresiak ditugu gure inguruan baina asko ez ditugu ezagutzen. Liburu hau ezin hobea da gure historia bidaiatuz ezagutzeko.