Joan Mari Torrealdai: “Quien controla el pasado controla el futuro”

Por Joan Mari Torrealdai, autor del libro “De la hoguera al lápiz rojo – La Censura franquista en el País Vasco”, Editorial Txertoa.

Tras la muerte de Franco, la censura se puso de moda: periodistas e investigadores acudieron a los archivos y a los autores, a las víctimas. Se multiplicaron los congresos, las conferencias y las investigaciones.

Pero, tras el golpe de Tejero, y con Felipe González, socialista, en el gobierno, se acabaron las ayudas. Alguien, no se sabe quién, no se sabe dónde, mandó a parar, decidió que había que parar. Y, una vez más, se le dio la razón a George Orwell: Quien domina el presente domina el pasado. Dicho de otra manera: la historia la escriben los vencedores.

Las investigaciones sobre la censura continuaron, pero sin el apoyo de la Administración. No convenía abrir heridas. Tan sencillo como eso.

La transición sin ruptura nos ha hecho mucho daño. Ha enterrado la memoria, el pasado. Y, tratándose de Franco, sabemos lo que ello significa, que ha homologado de facto la dictadura. Da igual cómo se quiera justificar.

Por otro lado, no hay que hacer una lectura reduccionista de la dictadura. Hay que sacar a los muertos de las cunetas y del Valle de los Caídos, por supuesto. Pero hay que desenterrar también la censura que tanto mal nos ha hecho. 40 años contra la libertad de expresión da para mucho. Cuantitativamente, por supuesto, pero, sobre todo, cualitativamente. La situación actual (administración política, jurídica, periodística) no puede explicarse sin ese pasado que interesa desconocer.

A través de “De la hoguera al lápiz rojo – La Censura franquista en el País Vasco” (Txertoa) quisiera reivindicar un lugar para las víctimas de la represión en forma de censura en la recuperación de la memoria histórica. Solo así se podrá hacer justicia a nuestros editores y escritores de aquellos años, víctimas de la represión cultural, no cruenta pero sí cruel. Es importante recuperar el relato justo del pasado, y recurro de nuevo a Orwell cuando completa el dicho anterior: Quien controla el pasado controla el futuro.

No es un juego de palabras. Si para los fascistas es importante ocultar o manipular en su beneficio el pasado, para nosotros lo importante es la verdad histórica. El relato, no justiciero, sino justo. Hemos pasado de la amnesia inducida o programada (1977) al revisionismo (1997), es decir, a la relativización de la gravedad o la magnitud de lo sucedido; y del revisionismo, al negacionismo (2004). El relato detallado y objetivo es primordial, es nuestra defensa. LA VERDAD HISTORICA es nuestra verdad, es nuestra fuerza.

Partekatu albiste hau: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email

Antzeko Albisteak

Iruzkin bat egin