La elección literaria de Ascensión Badiola

Diez mil heridas, del navarro Patxi Irurzun y editado por Harper Collins Ibérica, es una novela histórica y también de aventuras, repartida en tres libros: Medianapia-Mostrenco y Bizco, por la que pululan personajes entrañables y bien descritos como el histórico Sancho Errota, molinero y famoso bandido de Las Bardenas, que repartía justicia social robando a los que tenían para dárselo a los que no; o como el catador de veneno, al servicio del príncipe de Viana, Pedro Guinea, un negro al que le falta media napia, enamorado de una loca de palacio, de las que tenían los reyes para entretenerse, de nombre Urraca. La saga, en los libros dos y tres, continúa con el pícaro Antón Aguirre, nieto de Pedro Guinea, que se mueve entre patios de comedias y Zaide, padre de Antón y padrastro del Lazarillo de Tormes, que acompaña al conquistador Alvar Núñez Cabeza de Vaca por el Nuevo Mundo. En definitiva, un universo literario creado para relatar las aventuras de tres generaciones de negros navarros mostrencos (negros libres), personajes de ficción que viven entre los siglos XV y XVI.

Con estilo desenfadado, no exento de lírica y lleno de humor, a veces un poco escatológico, otras con tintes eróticos, y en la mayoría, con la sorna típica y muy personal de este autor, se plantean escenas célebres como cuando Patxi Guinea descubre orinando a Urraca o como cuando Antón Aguirre da con sus huesos en un hospital en el que las monjas consuelan con el movimiento de una mano a los enfermos masculinos, que sanan contentos, aunque luego le cabrá la duda de si habrá sido una calentura más de su cabeza.

Diez mil heridas es una novela muy recomendable que nos sumerge en las heridas que sufren sus personajes, pero de una forma muy entretenida y peculiar, como su autor. Mi calificación: Muy buena. Lectura: fácil.

Partekatu albiste hau: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email

Antzeko Albisteak

Iruzkin bat egin