“Un final para ETA” de Imanol Murua

Tras el fracaso de las conversaciones de Loiola y Ginebra, Arnaldo Otegi y Rufi Etxeberria llegaron a la conclusión de que el modelo estratégico orientado a la negociación con el Estado español estaba agotado. La primavera de 2007 tocaba a su fin; ETA había vuelto a las armas, tras anunciar la ruptura de la tregua, sin la capacidad de otros tiempos pero dispuesta a un nuevo y largo ciclo de enfrentamiento. Otegi volvía a ser encarcelado, a raíz de una vieja imputación. Cuando salió, un año más tarde, no hizo ninguna declaración destacable en público, pero, junto con otros militantes de confianza, inició una tarea silenciosa con un claro objetivo: cambiar de raíz la estrategia de la izquierda abertzale. Pese a las dificultades, aquella dinámica salió adelante y nos trajo hasta la actual situación.

Un final para ETA es el resumen de años de trabajo, de seguimiento y análisis de la política vasca del periodista Imanol Murua Uria. El libro reúne entrevistas largas y en profundidad con los diferentes protagonistas, y evidencia la capacidad de análisis político y la acertada intuición del autor. Imanol Murua Uria escribe la historia de los acontecimientos que propiciaron el final de la actividad armada que ETA anunció el 20 de octubre de 2011, la crónica definitiva de la efeméride quizá más importante de la última mitad de siglo.

INTRODUCCIÓN

En octubre de 2011, el día que Jonathan Powell anunciaba la celebración en breve de una conferencia de paz en el palacio de Aiete de Donostia, yo me encontraba en un despacho de la universidad de una remota ciudad del Far West americano: en el Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada, en Reno, un pequeño Las Vegas ubicado entre las altas montañas de la Sierra Nevada californiana y el desierto de Nevada.

Llegué a Reno, una de las capitales de la diáspora vasca, en enero de ese mismo año, con el fin de realizar mi tesis doctoral sobre el proceso del fin de ETA. Cuando en primavera de 2010 presenté el proyecto de investigación, más de uno me preguntó: “Pero, ¿estás seguro de que esto se acaba?”. Les respondía que sí, que sin ninguna duda. No es que contara con información privilegiada, pero, tras diez años de experiencia como periodista político, tenía cierta experiencia en la lectura entre líneas de las declaraciones y documentos de ETA y la izquierda abertzale. Desde que la izquierda abertzale hiciera públicas la Declaración de Altsasu primero, y el documento Zutik Euskal Herria después, no veía otra posibilidad.

Posteriormente me he dado cuenta de que mi conclusión fue precipitada. Si entonces hubiera sabido lo que ahora sé, no hubiera sido tan contundente en mis respuestas. Tenía conocimiento de los desacuerdos existentes en el seno de la izquierda abertzale, pero concluí que la aprobación y publicación en febrero de 2010 de la resolución Zutik Euskal Herria significaba el final de estas luchas internas. Mi conclusión no era del todo correcta. Era el final del debate; no obstante, quedaba mucho por aclarar. En cualquier caso, cuando comuniqué a mis compañeros de trabajo que volvía deprisa y corriendo a Old Country, porque el acontecimiento que dotaría de sentido a mi investigación estaba a punto de suceder, empezaron a creer que no era tan malo formulando predicciones, y que mi tesis podía tener sentido…

      

 

 

Partekatu albiste hau: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email

Antzeko Albisteak

Iruzkin bat egin