Solidaridad se escribe con “S” de SOS HIMALAYA

Sua edizioak me dijo hace más de un año la idea de hacer un libro sobre el Himalaya para conmemorar la muerte del alpinista navarro Iñaki Ochoa de Olza, que se quedó para siempre en las heladas laderas de la cara sur del Annapurna, expirando el 23 de mayo de 2008 por un edema que no pudo superar. En aquella ocasión se montó un dispositivo de rescate sin precedentes al que se sumaron alpinistas de muchas partes del mundo que hicieron lo imposible por llevar medicinas y oxígeno a donde se encontraba Iñaki. La ayuda finalmente no llegó. Los esfuerzos ímprobos de los amigos alpinistas que querían salvar la vida de Iñaki no dieron el resultado que todos hubiéramos querido.

Y ese mecanismo de formar un equipo con los mejores fue un acto de solidaridad hacia un amigo, hacia un alpinista que se muere, también sin precedentes. Se volvió a demostrar que la palabra solidaridad, efectivamente existe.

Y digo esto porque me viene al recuerdo aquél intento de rescate de hace ahora diez años, y por añadidura, me viene a la mente aquella gente –algunos de los cuales ahora tampoco están-, que, sin pedir nada a cambio no dudaron ni un ápice en ponerse en marcha para intentar salvar a su amigo, -sí, porque todos los que intervinieron eran amigos de Iñaki-, que se encontraba con dificultades físicas en el campo IV de la nueva variante que pretendía abrir Ochoa de Olza.

Y ahora, en otra medida, en otra dimensión y por otra causa, evidentemente, surge la palabra Solidaridad; porque solidarios han sido la treintena de colaboradores que han hecho posible la edición de este libro. Fue llamarles a todos uno a uno y ante el planteamiento de que los beneficios de la publicación del libro irán a parar al equipamiento del hospital Makalu en el valle del mismo nombre en Nepal y para SOS HIMALAYA, la Fundación de Iñaki Ochoa de Olza; no hubo ni un solo no por respuesta. Y volvió a cobrar sentido la palabra Solidaridad. Una solidaridad que han demostrado todos y cada uno de los alpinistas que han querido sumarse a la causa, colaborando con el libro.

Y por ello es digno de darles las gracias una a una, uno a uno: Koldo Aldaz, Sebastián Alvaro, Josep Manuel Anglada, Xavi Arias, Gregorio Ariz, Josu Bereziartua, Oscar Cadiach, Jordi Corominas, Kike de Pablo, Oscar Gogorza, Alberto Iñurrategi, Kilian Jornet, Chus Lago, Ferrán Latorre, Juanra Madariaga, Nives Meroi, Juanito Oiarzabal, Edurne Pasaban, Carlos Pauner, Jordi Pons, Ramón Portilla, los hermanos Eneko e Iker Pou, Juanjo San Sebastián, Araceli Segarra, Carlos Suarez, Jordi Tosas, Alex Txikon, Felipe Uriarte, Silvia Vidal, Julio Villar y Mikel Zabalza. También quiero agradecer la colaboración con el prólogo de los amigos nepalís, Mingma Sherpa y Sherpa Pasang, amigos igualmente de SOS HIMALAYA.

Varias vueltas hemos dado al título de este libro y finalmente se ha titulado simple y llanamente SOS HIMALAYA, el nombre de la Fundación de Iñaki Ochoa de Olza. Un título tan sencillo como contundente, tan descriptivo como explicativo. Un título que lo dice todo: ayuda al Himalaya. sus relatos son de los alpinistas que han querido reflejar a su manera su experiencia, sensaciones o vivencias con la Gran Cordillera. Y lleva un subtítulo de lujo, “Relatos solidarios”, con ello está todo dicho…

Aquello que me planteó Sua Edizioak hace algo más de un año para coordinar junto a Txusma Pérez Azaceta, de la propia editorial,  ha tomado todo su sentido y ya hay un libro solidario con SOS HIMALAYA y por añadidura con Nepal. Como hemos dicho, todos los beneficios de la venta del libro irán a parar a la Fundación de Iñaki Ochoa de Olza. Porque Solidaridad se escribe con “S” de SOS HIMALAYA.

Partekatu albiste hau: Facebook Twitter Pinterest Google Plus StumbleUpon Reddit RSS Email

Antzeko Albisteak

Iruzkin bat egin